mi última entrada

Esta es mi última entrada en este lugar, algo necesario para seguir mi camino. 

Me voy algo triste, este ha sido mi refugio durante meses, donde he conseguido deshacer nudos de mis cuerdas, aún quedan algunos, pero dicen que podré sola. A veces deseo volverme a agarrar a una rama, pero puedo volar, lo sé. No caeré.

También me voy feliz, aunque aquí algunas veces me he sentido nada,  he subido, para volver a bajar, e incluso vomitando culebras, Diós sabe de donde salían, pues en mi camino estoy convencida que habrán muchos más lugares donde me sentiré como en casa, mejor, querida, todo necesita su tiempo, porqué sentir y escribir forma parte de mi esencia.

Y si algun día nos tenemos que reencontrar, siempre será queriéndonos mutuamente.

Un beso a todos y hasta siempre, de todo corazón! 

 

Anuncios

hasta siempre

Hasta siempre te quiero decir, pero sólo para no olvidar lo que a nunca más debo jugar, porqué aquí aún me siento con una pata medio dentro, de ese mundo que de golpe se convirtió en fantasía.

Hasta siempre te quiero decir, porqué ya eres el uno por ciento de mis meses, si, ni de mis semanas ni de mis días, porqué ya te cuento por menstruaciones, y como no falta mucho para la menopausia, ni ese uno por ciento estarás, y sólo te recordaré cuando algo parecido a tí intente entrar en mi vida, sólo para no olvidarme de cerrarle la puerta.

Hasta nunca te quiero decir.

me lleva de la mano

Me he sentido bloqueada ante el papel, he necesitado días de mucho pensar antes de ponerme a escribir, y siento vértigo ante mis sentimientos. Este viaje me hace avanzar y el camino que ahora toma me asusta, no me siento capaz, aunque sea la única que va trazando la ruta, o el proceso en si mismo, nada me fuerza. Me lleva de la mano, del corazón.

Mientras, mi alma empieza a andar libre, huye de lo destructivo, y ayuda a mi corazón a sanar, verme en una relación sana, observadora, sin prisas, en presente, feliz, sin precipicios, y esto me eleva, me hace sentir distinta, mejor.

pasados

A medida que voy avanzando por mis distintos años me cuesta más no salir con reproches, pero si a pesar de ver marchar las ilusiones por la ventana seguí a vuestro lado de domingo a domingo, tengo la sensación que ya entonces supe perdonar. Así que no tiene sentido arrastrar pasados que fueron debido a nuestras circunstancias, las vuestras y las mías, ya no se pueden canviar, sólo vivirlos en presente como lo que tuvo que ser para poder ser hoy quien soy, alguien que es capaz de hacer las paces con su pasado.