extraños en la ciudad

Hoy seguí entre papeles de personas extrañas, desconocidos que con el transcurso de los días terminan por parecerme más conocidos que mis propios allegados ¿Cuantas veces una persona cercana termina siéndote un absoluto extraño? ¿Y un extraño como alguien que conocieras de toda la vida?

El sábado en la ciudad, mientras hacía unas fotos en plaza Real, un extraño se acercó a mí.
– La cámara aquí no funciona, me dijo. ¿Por qué?, le pregunté. ¿Eres de aquí?, preguntó. Sí. ¿Española? Sí. ¿Catalana? Sí. Y me tendió la mano y me dijo, te deseo mucha suerte. Yo se la cogí y le deseé lo mismo, toda la del mundo. Yo la necesitaba toda, hacía apenas unas horas nuevamente la vida me había retado, y me pareció algo realmente casual que en ese preciso momento un extraño me deseara suerte sin saber de mí y mis circunstancias. Al cabo de unas horas otro extraño me regalaría una hora de distracción, un buen rato compartiendo afición fotográfica. Seáis quien seáis, ¡muchas gracias!

enero 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s