lunes en mi cabeza

27 de abril de 2015

Basta.
Nunca se vuelve a ser la de antes, a veces lo desearía, tener la capacidad de desechar todo aquello que pesa más de la cuenta, vaciar la mochila a la velocidad del viento. Pero dicen que del peso de la vida también se aprende, te recuerda, te imprime lo que no debes repetir, y lo repites. Esta vez sirvió para convencerme que no estaba equivocada, tampoco nadie me dijo lo contrario, que sucedería de otra forma. Te repites mil y una veces lo que deseas y no deseas y algo se pierde por el camino, no somos máquinas programadas, vuelves a las andadas, hasta que un día el volver causa tanto dolor que tú mismo instinto de supervivencia dice basta.

Sonreír.
Nunca un tiempo pasado fue mejor, pero hoy siento la necesidad de recuperar esa parte de mí que perdí hace dos años, distinta, pero si a la madre que siempre sonríe, que vibra con cada detalle, con cada beso, cada abrazo, que no se siente sola, a la mujer que perdí entre letras, palabras y despedidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s