mi vida sin ti

​​22 de Marzo de 2015

Amanezco pronto por lo tarde que conseguí dormirme ayer, pero la angustia está pegada en mi pecho sólo abrir los ojos y no puedo seguir en la cama, se me come. Ahora ya tarde noche, cuando regreso de casa de A., he vuelto a pasar el día con ellos, la casa se me hace grande, la siento vacía. Ya sé que es la misma que hace una semana, no es la casa, soy yo, porqué busco una explicación en cada rincón, la necesito para avanzar, o más que una explicación el porqué de esta forma, fría, porqué siento este vacío tremendo. Ya sé que no es lo mismo, pero recuerdo aquellos que desaparecieron de un día para otro de mi vida sin dejar señales de vida, como si estuvieran muertos. A lo mejor en estas circunstancias las cosas las haces así o no las haces, no lo sé, pero lo siento un amigo, no alguien con quien tenía una relación sentimental, un punto en el firmamento con quien me apoyaba, guiaba, reía, lloraba, compartía. Me siento enloquecer, como si el camino andado no hubiera servido de nada. No quiero llorar más, necesito volver a ser yo y no sé cómo hacerlo. Estaba feliz con ir quedando con T., irnos conociendo, tenía mis dudas, mis miedos, pero nos íbamos viendo, aunque ahora no sé si se ha roto algo en mí. Otro miedo. Ayer vino para estar conmigo, hacerme compañía, me pareció una persona valiente, honesta, a pesar de saber el porqué de mis lágrimas. Como me dijo L. ponte en su lugar, dale la vuelta a la tortilla y piensa que es él el que está llorando a otra chica. Tiene razón. Estoy tan acostumbrada a que los hombres venga a mi sólo a por sexo, que me parece que si no lo doy se van a alejar. Es algo que tengo que reaprender, así me sentiré más segura de mi misma y de la persona que tengo delante. Ayer vino y a pesar de que me lo dijo, no vengo por esto, yo le di sexo. Me dijo que si necesitaba algo, tenía alguna problema, le llamara, pero yo tengo miedo a que algo se haya roto en mi, que no le pueda dar lo que le di en las otras ocasiones, que mi cuerpo no sea el que fue con él, que se hayan llevado mi corazón y ahora no sea capaz de querer a nadie más. Hoy echo en falta ese rato que estuvimos abrazados desnudos en la cama, cuando cogió el nórdico y lo echó sobre nuestros cuerpos para entrar en calor, me abrazó. Pienso que nos hubiéramos que haber quedado ahí y no ir a más, no era el día. Es una locura todo lo que estoy escribiendo, pero me va saliendo mientras va avanzando del cursó. Ayer, hoy, M. me decía, escribe, no lo dejes de hacer, vacíalo todo. Lo hago, porqué sino me duele aún más.

Me levanté y horneé galletas para A. y M., para agradecer toda la compañía que me han hecho este fin de semana, para que se sientan mejor después del susto del accidente, y al escribir a A. para preguntarle si habían dormido bien, me dijo que estaba con mucha angustia, que sólo lloraba, y terminé las galletas y me fui hacia allí. Me quedé a comer con ellos, me dijeron que no querían que estuviera sola, no quería molestar pero yo también necesitaba no estar sola. Todo se me viene encima. Me rompo en pedazos con cada capítulo de mi vida, pero voy a ser valiente, saldré nuevamente, volveré a ser yo.

Dentro de un rato llegarán los chicos, la casa se volverá a llenar, e intentaré empezar la semana aceptando cada día que pasa este distanciamiento. A veces pienso que puede que lo esté pasando igual o peor que yo, no lo sé.

Siento escribir todo esto, pero me sale esto, y no quiero que se quede en mí. Cuatro días de vacío.

Feliz noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s