trescientas sesenta hora

5 de abril de 2015

El tren circula rápido, los árboles pasan casi a la velocidad de la luz ante mis ojos, igual que la vida, no para, ahora congelada hace dos semanas, quince días, trescientas sesenta horas, demasiados minutos, infinitos silencios, muchas lágrimas, un solo vacío, donde cabe mi amor, tu amor, nuestras horas, minutos, segundos, todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s