13 de junio de 2015

La noche
Cada día necesito encontrar un motivo para seguir aquí [de fotos tengo miles]. En algunas ocasiones lo encuentro rápido, pero hay días que se me hace un imposible. Pero hace un rato, mientras descargaba las fotos del ayer [nunca sé si una, o dos, o ninguna verá la luz, porqué como digo necesito el motivo, no únicamente la foto] me percaté que en una de ellas estaba la luna, tímida [ni me fijé en ella mientras las hacía], esa misma luna que nos une, a todos, la que ahora me da motivos suficientes para seguir, que me recuerda que cada día está ahí, aunque no la vea, y que tras ella siempre sale el sol.

El día
El día de las fotos, después de toda la noche de desconsuelo [o llamemosle dolor], cuando vi que ya se colaba el nuevo día por mi ventana, cogí cámara y trípode, y tal cual me había metido en la cama [más una chaqueta y el cansacio] subí a la azotea. Disparé al amanecer, inevitable ante mi [descansaría a la siguiente noche], y luego decidí salir a ahí fuera a pasear por ese nuevo día, un paso más, un poquito más fuerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s