lágrimas

He llorado. Me miro al espejo y veo mis últimas lágrimas reposando en la fina línea entre el ojo y el párpado, indecisas. Hoy no tengo los ojos especialmente hinchados, las ojeras parecen hoy dar un respiro a mi cara, siempre cansada, de todo y nada, como si se las hubieran pegado con cola un día de teatro y se olvidaron de ellas, siempre ahí. He llorado. Me siento como la ficha a punto de terminar la partida y antes de entrar en zona de seguridad la mandan de nuevo a la salida, pero ahora me sé el camino, aunque las estaciones cambien el paisaje, las gentes, a mí misma. He llorado. Por aquellos que ya no son lo que un día fueron en mi imaginario, porqué son quien han sido siempre, ellos.

diciembre 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s