propósitos

Hoy siento que lo ocurrido durante este año que en nada será historia, me ha enseñado aún más el camino hacia quien quiero ser {y como no quiero ser}, y a pesar de las dificultades en que nos ha sumergido aún más la vida, nos ha hecho un poco más libre, menos dependiente {me falta un paso}, y esto me hace sentir feliz, aunque desespere delante la vida {y este ordenador que medio-funciona}, y aun tenga que seguir con mí discurso del ‘poco a poco’.

Hoy siento que estas Navidades he andado más hacia atrás que adelante, nuevamente todo se remueve dentro de mí y las lágrimas han vuelto a formar parte de mi mundo cotidiano, por esos amores imposibles que me han construido y que mi corazón intenta esquivar para no sufrir más.

Mañana intentaré no llorar al despedir este 2015, porqué hoy siento que todo me está cayendo encima, el peso de todo un año sobre mis espaldas {mis cervicales siguen doliendo}. M. hoy me decía que si 2015 no hubiera sucedido no lo echaríamos en falta, y tiene razón, nos ha sobrado año.

Cuando termina un año nunca hago una lista de propósitos {o deseos} para el siguiente, no me gusta construir castillos en el cielo, aunque viendo lo que dejo atrás, si para el 2016 la hiciera a lo mejor todo me sería un poco más fácil {¡así que la voy a hacer!}

1. Recuperar la sonrisa que 2015 me ha ido robando mordisco a mordisco. Por fin estas Navidades se ha instalado nuevamente en los labios de mis hijos y deseo que haya llegado para quedarse {ya les tocaba}.

2. Estudiar. Sacar esos libros de la caja donde hace seis años la desilusión los desterró {para esto tendremos que crear una rutina, que si no, no hay quien se ponga}.

3. Ir a la ópera {por primera vez}. Aunque pensándolo bien, ahora ya no tengo de esas ropas elegantes que se pone la gente para ir a la ópera. Así que, comprarme un vestido bonito {que no nos irá mal a mi armario y a mí} e ir a la ópera.

4. Hacer un viaje {¡¡¡¡hemos dicho pequeños propósitos!!!!}. Bueno, seremos realistas, este propósito es imposible para 2016, así que, poder ir de vez en cuando al mar ya me hará feliz.

5. Un ordenador nuevo. Este se pasa de pequeño propósito pero los chicos lo necesitan {nosotros vamos a tener paciencia hasta las próximas Navidades y este que aguante hasta entonces}.

6. Y aunque sea con la boca pequeña, me pido una mochila de Caterina Pérez {no recuerdo la última vez que me compré algo personal}.

¡Bienvenido 2016!

diciembre 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s