correr

no sé donde es 1-1

Amanecí creyendo que era lunes y no domingo, y ese rastro de mí seguía entre tus sábanas aún al cruzar tu puerta, sin besos de bienvenida ni despedidas. Y el desasosiego tras ella, que era mía y no tuya, nadie es de nadie más que de una misma, enseñar a andar a un corazón cuando antes aprendió a correr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s